COVID-19: Protocolo de Medidas Sanitarias Reforzadas

El Centro de Vigo de Groupe PSA ha implantado un Protocolo de Medidas Sanitarias Reforzadas para asegurar las condiciones de protección de los empleados en la factoría frente al coronavirus COVID-19. Con estas medidas totalmente desplegadas, la planta se encuentra en disposición de retomar la actividad en la fecha que se decida.

La prioridad de Groupe PSA es proteger la salud de sus empleados y preservar la supervivencia de la empresa.

Este Protocolo, elaborado con los Servicios Médicos de la empresa y que ha contado con la participación de las Organizaciones Sindicales, se ha desplegado en su integridad y ha sido objeto de una auditoría para comprobar su perfecta implantación.

Se fundamenta en el retorno de experiencias de las fábricas de Groupe PSA en Wuhan (China), integrando las normas implantadas por las autoridades de los diferentes países europeos, y atendiendo, por supuesto, a lo legislado por las autoridades españolas en este tiempo de crisis.

Ha sido ratificado por la mayoría del Comité de Empresa y compartido con las autoridades: ISSGA e Inspección de Trabajo.

Se ha compartido y enriquecido también con el Sector de Automoción, a nivel nacional, a través de ANFAC (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), y en Galicia, a través de CEAGA (Clúster de Empresas de Automoción de Galicia).

La Dirección y el Servicio de Prevención de la planta, con el acuerdo mayoritario de los sindicatos representados en el Comité de Empresa, consideran que el dispositivo de prevención reforzado cumple los criterios establecidos por las autoridades sanitarias y permite poner en marcha las medidas sanitarias adecuadas para reanudar la actividad.

El Protocolo incluye más de 100 medidas, que cubren el conjunto de actividades de la empresa.

Las medidas sanitarias reforzadas están ya totalmente desplegadas en la planta de Vigo y han sido objeto de una auditoría, realizada por la Dirección General de Groupe PSA, para verificar su correcta implantación.

 

Entre las medidas dispuestas, se ha establecido el control de la temperatura corporal en los accesos al centro, complementando la auto vigilancia realizada por los propios trabajadores, la dotación diaria de mascarillas a cada empleado y utilización de gafas o pantallas faciales, el respeto de la distancia entre las personas en las zonas comunes, la señalización específica sobre buenas practicas a lo largo de todo el centro productivo, el mantenimiento de las puertas abiertas (salvo puertas cortafuegos) para evitar el contacto con los pomos de apertura, la limpieza frecuente de los útiles de trabajo y de las superficies, el establecimiento de tiempos de espera para la recepción de piezas no preparadas en entorno PSA (entrega en mano) y el ajuste de horarios para evitar aglomeraciones de personas.

Durante el tiempo que permanezcan vigentes estas medidas, se mantendrá un sistema de supervisión, con patrullas sanitarias de vigilancia, que permitirán detectar disfuncionamientos y aplicar mejoras.